El Barrio, Puzol. 25 años haciendo toros de primera

El Barrio de Puçol, 25 años de culto al toro

Torrestrella, Jandilla y José Luis Pereda, ganaderías anunciadas para el aniversario«Ha habido momentos complicados, pero los hemos superado gracias a la afición y pasión por el toro»
JOSÉ IGNACIO GALCERÁ
Viernes, 22 septiembre 2017,

valencia. Corría el año 1992 cuando un grupo de aficionados del barrio de San Claudio de Puçol tomó la decisión de formar una peña taurina. Encabezados por Onofre Fabra, Francisco Pérez, Pascual Cebrián, Ramón Fabra, Vicente Pérez, Ginés Sánchez o José Comes, entre otros muchos, consiguieron reunir a cerca de una treintena de personas que fueron los encargados de organizar los festejos taurinos del año siguiente. El objetivo de sus fundadores no era otro que establecer una fecha fija para celebrar toros por las calles, puesto que hasta el nacimiento de la peña los festejos estaban organizados por una comisión anual y existía el miedo de no contar algún año con aficionados con el consiguiente riesgo de quedarse sin toros.

Aquel ilusionante proyecto llega este fin de semana a sus veinticinco años de historia convertido en una de las peñas taurinas con mayor solera y tradición del municipio. «Quién nos los iba a decir hace veinticinco años que llegaríamos hasta aquí», afirma Alfonso Ávila, miembro fundador y actual presidente de la Peña El Barrio. «A lo largo de todos estos años, la peña se ha consolidado con mucho trabajo y sacrificio a pesar de que ha habido momentos complicados que hemos superado gracias a la afición que nos une por el mundo del toro».

Esa pasión por el bou al carrer ha llevado a la Peña El Barrio de Puçol a exhibir a lo largo de los últimos 24 años un total de 133 toros cerriles a los que se sumarán, con motivo de la efeméride, cuatro más de las ganaderías de José Luis Pereda, que hará doblete, Torrestrella y Jandilla. «Es un cartel de máximo rango, el que se merecía una fecha como la de este veinticinco aniversario. Estamos hablando de tres ganaderías que están presentes temporada tras temporada en las principales ferias de España y Francia», apunta Alfonso Ávila, que hace especial hincapié no sólo en el nombre de las divisas anunciadas sino en el trapío y la presentación de los cuatro toros que se desencajonarán. «El trapío de los cuatro toros es irreprochable, el de Torrestrella, por ejemplo, estuvo de sobrero este mismo año en la Feria de Abril de Sevilla; los de Pereda son dos toros también muy serios, con cara y ofensivos por delante, y el de Jandilla, que es la ganadería que más veces ha lidiado con nosotros, está en el tipo y las hechuras de la ganadería».

El mimo y el cuidado en la selección y adquisición de los toros ha dado sus frutos en forma de innumerables premios a lo largo de la historia de la peña. La relación es extensa: Alondra, de Agustina López Flores, premio al toro mejor presentado en 2002; Revollón, de El Cahoso, mejor toro cerril y embolado de 2004; Bombito, de Guardiola Fantoni, mejor presentado en 2007; Murciano, de Guardiola Fantoni, mejor toro embolado de 2008; Huraño, de Jandilla, mejor toro cerril de la temporada 2009; Aperador, de Domínguez Camacho, mejor presentado, y Silbón, de El Torero, mejor cerril de 2010; Huerfanito, de El Torero, mejor toro embolado de 2012; Carretilla, de Puerto de San Lorenzo, mejor embolada y premio al toro más completo de 2015; y Escandaloso, de Vegahermosa, premio al toro más completo de la temporada.

La consecución de dos hitos

Los primeros años de la peña transcurren entre las dificultades lógicas de sumar colaboradores a la causa y buscar vías económicas para sufragar las fiestas mediante lotería y los ‘cartonets’, una especie de cuota anual de los colaboradores, dos sistemas que a día de hoy se mantienen. Pese a los aprietos de los comienzos y tras dos años de festejos en los que los toros fueron adquiridos en fincas cercanas a la localidad, la Peña El Barrio pronto comenzó a desplazarse a las principales ganaderías del Campo Charro, Andalucía y Madrid, comprándose esos años toros de Pablo Mayoral, José Escolar, Félix Hernández, La Cardenilla, Espartaco o Partido de Resina, Cebada Gago, Juan Pedro Domecq, Samuel Flores y Río Grande, divisas protagonistas del décimo aniversario, y posteriormente se anunciarían hierros de la talla de Torrestrella, Santiago Domecq, Guardiola Fantoni, Cuadri, Miura, Victorino Martín, El Torero, Puerto de San Lorenzo o Adolfo Martín, que debutó el pasado año.

Más allá de los toros exhibidos, dos medidas marcan los comienzos: la primera fue establecer un orden correlativo para la desencajonada de los toros y la numeración para la colocación de los pilones para las emboladas. «Particularmente creo que fue un acierto porque de esta manera todos se sienten partícipes de la fiesta. Cada año los toros se desencajonan en una calle y las emboladas son en esquinas distintas, por lo que es seguro que todo el mundo, bien sea un año u otro, vea el toro. No entendemos que haya colaboradores que no vean pasar al toro por su calle», explica. La segunda fue la construcción en 1997 de unos corrales en la calle Mariano Amigó. «Era uno de los objetivos que teníamos, tener unos corrales propios. Tras mucho trabajo y muchas horas lo conseguimos pero en 2010, y después de que todas las comisiones de la localidad hicieran uso del mismo, terminó su actividad, ya que el ayuntamiento precisaba de esos terrenos y no se llegó a un acuerdo con la peña».

La implicación de la Peña El Barrio con su municipio es total, no sólo en la organización de sus festejos sino en la participación y colaboración con el resto de fiestas locales. «Recuerdo que en 1997 no había comisión para organizar el 7 de Setembre -día grande de los toros en Puçol- y el ayuntamiento confió en nosotros para hacer la fiesta. Por encima de todo somos aficionados y para nosotros era un motivo de orgullo que se confiara en El Barrio, suponía un reconocimiento a la labor bien hecha durante muchos años», rememora Ávila.

Cumplido ya el cuarto de siglo, que se dice pronto, la Peña Taurina El Barrio mira al futuro con optimismo. «No ha sido un camino fácil ya que a lo largo de estos años, aunque hemos tenido alegrías y muchas satisfacciones, también ha habido momentos duros en los que ha peligrado la existencia de la peña pero que con la implicación de todos se han superado. Ahora seguiremos trabajando con afición e ilusión por mejorar». Que así sea.

Autor entrada: Redacción