El octavo y último encierro de San Fermín 2016 ha sido rápido y accidentado, por las caídas de dos toros a la entrada de la plaza de toros de Pamplona, donde se ha vivido el momento de más tensión de la carrera rápidisima, que pese a las caídas de los animales ha durado solo dos minutos y 20 segundos.