El cuarto encierro de San Fermín 2016 ha sido muy rápido y accidentado, con muchas caídas de los toros de Pedraza de Yeltes, que se estrenan este año en Pamplona, y mozos golpeados y atropellados por los animales en una carrera masificada por coincidir en fin de semana.