Por SALVADOR ARANDA SENDRA

Como aficionado que soy, de esos de toda la vida de pie de calle, uno de tantos y tantos paletos,  a decir de muchos ilustrados.  Uno de más de esos que defendemos esa fiesta que es la nuestra, es decir los toros, voy a hacer una pequeña reflexión sobre el maltrato.

Me asombra la cantidad de gente que se ha autoproclamado abogado del diablo en el tema del dolor, gente que habla de evolución de que el maltrato es cosa del pasado.

Pues bien voy a concederles el beneficio de la duda.

Pero antes por favor me pueden explicar como miden el maltrato y el dolor ‘porque yo sepa los que hemos evolucionado somos las personas.

Si uno de nosotros fuese trasladado a la edad media difícilmente sobreviviría a la falta de higiene y carencias del sistema inmunitario; diferente comida etc. terminarían con nosotros o si  a usted el médico o el dentista le tratase como a sus antepasados que le parecería …..

Porque si nosotros los humanos  sí que hemos evolucionado.

Pero y ellos ?

¿Un caballo o un toro han evolucionando igual?.

Y si ellos se hubiesen quedado anclados en su prehistoria.

El que ha visto una pelea de bravos sabe la fuerza y el poder que tienen¿ que les pasaría  a cualquiera de nosotros si nos pusiésemos en su lugar.?

Digo esto porque no creo que pueda haber nadie que pueda verazmente cualificar o cuantificar la cantidad o intensidad  del maltrato o el dolor que se le esta infringiendo al animal en ese momento.

A mí personalmente me parece que el maltrato es mas de espejo  que real de esas mentes bien intencionadas pero ajenas a la realidad  que sufren por ellos mismos.

El malestar animal les importa un comino les importa su propio bienestar estar  psíquico y/o emocional  de no  tener que reconocer su incultura. Ellos que han hecho del progresismo su piedra filosofal y nos tildan de salvajes e incultos.

Dime de qué presumes y te diré de qué careces.