¿Bienestar animal?

¿Bienestar animal?

febrero 4, 2020 0 Por Alberto De Jesús

El progresismo que ha llegado al Gobierno quisiera acabar con la fiesta de los toros de un plumazo, y no solo por el hastiado y manipulado argumento animalista que está subvencionado por Holanda, Suiza o EEUU, sino que se van sumando las fuerzas denominadas progresistas porque reciben ingentes cantidades de dinero a cambio de que en sus programas electorales coloquen la palabra “Bienestar Animal” y defiendan la postura de respetar a los animales como si fueran humanos y utilizar la tauromaquia como primera línea de ataque. Además de este argumento, en España se utiliza la fiesta de los toros como algo “casposo”, que huele a rancio y que pertenece a la época franquista, o eso es al menos lo que les inculcan a los niños en ciertas comunidades españolas. Por supuesto que nada más lejos de la realizad, pero no les importa a los que están formando una ingeniería social para adoctrinar a una generación con el fin de conseguir sus fines. Estos iluminados llevan intentando esto desde hace más de 100 años, pero hasta ahora no lo han conseguido, pero su constancia y la conjunción de las circunstancias les colocan en la posición preferente debido a su gran experiencia en el campo de la política y los medios.
Lo principal para estas fuerzas adoctrinadoras es controlar y manipular la educación desde su más tierna infancia para rematarlos en las universidades. Ahí tendrían la batalla ganada y nos convertiríamos en un país bolivariano, caciquil y dictatorial donde nadie podría expresar la libertad de expresión o de pensamiento incluso.
Los festejos taurinos populares tienen, demostrado, más de 3.500 años, Grecia, Egipto, Siria, Turquía, las corridas de toros más de 300 años, los rejones más de 100, el toro embolado más de 2.000, los toros en América más de 500, el toro en cuerda, otros miles, y solo ha sucumbido ante gobiernos dictatoriales antitaurinos. España, Francia, Portugal y una docena de países americanos han conseguido a lo largo de los siglos frenar a los que han intentado destruir la tauromaquia engañando y manipulando un maltrato animal ficticio con el fin de sensibilizar a los dudosos, o jóvenes, para que cuando llegaran al poder, solicitar la abolición de la misma
Hoy en día, se han inventado las palabras “Bienestar Animal”, disfrazadas de buenísimas, pero con más peligro que un cesto de serpientes venenosas. Lo que de vedad me preocupa de todo esto es que se normalicen dichas palabas y ya las pronuncien hasta los propios aficionados que deberían evitarlas, y peor aún, que las lleven por bandera los que deberían erradicarlas de sus discursos. Una muestra más del adoctrinamiento, o del pago de los estómagos agradecidos. Y por supuesto, no se debe permitir bajo ningún precepto que dichas palabras aparezcan jamás en ningún documento, reglamento, o decreto que regule cualquier fiesta taurina. Si así fuese, los responsables serán los portavoces y representantes de entonces.
Suerte a este 2020 que nos puede traer muchas sorpresas.

La frase: “No me da miedo la estupidez, si no los estúpidos que lo permiten”.